Un método para calcular la dosis óptima económica de nitrógeno en trigo para el sudeste Bonaerense

Artículo publicado en la Revista Fertilizar Nº34 año 2016

Autores: Nahuel Reussi Calvo, Hernán Sainz Rozas y Hernán Echeverría nreussicalvo@laboratoriofertilab.com.ar

Introducción: Hay un amplio consenso entre los agrónomos del país, que la evaluación del contenido de nitrógeno a la siembra en el perfil de suelo hasta los 60 cm es la base del diagnóstico de fertilización nitrogenada para trigo. Este valor es la base del balance como se explica en otro artículo de la revista. Si bien el análisis de muestras de suelo es un dato de mucha importancia, éstas demandan esfuerzo y tiempo, particularmente cuando implican muestreos más allá de la capa arable. Se ha dado últimamente énfasis al uso de tecnologías de medición rápida, como el ya conocido medidor portátil de clorofila Minolta SPAD, que permite realizar lecturas de la intensidad del verde de la hoja, las que se relacionan estrechamente con la concentración de N foliar. No obstante, las lecturas con el SPAD están afectadas por numerosos factores recomendándose por lo tanto, calibrar las mediciones de verdor con áreas de referencia sin limitaciones de N. Estas lecturas del SPAD en áreas de referencia, normalmente una franja o bordura que recibió una fertilización extra de N, sirven como índice de suficiencia de N. Las lecturas del lote a diagnosticar se refieren a este valor y se expresan a veces en porcentaje. Si bien se han reportado numerosos empleos específicos del medidor de clorofila SPAD para el monitoreo del estatus nitrogenado del trigo y de otros cultivos, por ejemplo aumentar el porcentaje de proteína, hay poca información sobre el empleo de dicha herramienta para definir la dosis optima económica (DOE) de N del cultivo en trigo a diferencia del maíz, sobre el que hay varios trabajos. En éste se apuntó a evaluar la utilidad del SPAD para definir la dosis econó- mica del trigo a partir del monitorear el estatus nitrogenado en diferentes momentos del ciclo en el Sudeste bonaerense. Normalmente en la región se emplea un gran rango de dosis que va desde 70 hasta 160 kg/ha según las características del ambiente y expectativa de rendimiento. La originalidad de esta investigación es la posibilidad de contemplar la incidencia del costo del fertilizante, especí- ficamente de la relación del precio del trigo y el nitrógeno de aquel.

Descarga el artículo completo aquí